HISTORIA

 

“El abuelo estaría orgulloso si hoy tuviera la oportunidad de ver, en lo que han convertido sus nietos su viejo almacén…”

Más de una ocasión, alguno de nuestros clientes se ha interesado por la historia de este local, en el que tenemos el placer de acogerles con el mismo cariño que pusieron nuestros abuelos alla por 1.930, cuando abrieron por primera vez las puertas de su restaurante familiar “Casa Pepe”, de la cual surgirían posteriormente restaurantes como “El Crisol” o “Dorna”.

image

El abuelo Pepe se dedicaba a la venta de pulpo al por mayor y en el año 1.940 construyó este almacén. El interior se utilizaba para guardar de las frías noches “Mecas” los pulpos que se colgaban en el secadero exterior (hoy día parking del restaurante) y para “enfardar” los pulpos.
Comercializaba el pulpo tanto fresco como seco, en función del lugar de destino. El pulpo fresco se vendía en Galicia, la mayor parte a la zona de O Carballiño (Orense) lugar de interior donde, curiosamente, dicen preparar el mejor pulpo de toda Galicia.

image

Para las zonas mas alejadas el pulpo se enviaba seco. El secado por deshidratación era el modo de conservación mas recurrido en la época, debido a la falta de frigoríficos. Con este proceso, el pulpo no necesitaba ser golpeado previamente a su preparación, como ocurre con el fresco. Existía el pulpo seco de media cura, el cual si las condiciones de sol y humedad eran adecuados, tardaba una semana y se enviaba a zonas de Castilla y León.

El pulpo de cura entera, se dejaba secar durante unos quince días. La deshidratación era total, ya que estos se exportaban a los almacenes de víveres de colonias en Venezuela, Argentina y Mexico.
Una vez finalizado este proceso se “enfardaban” en el interior. Los fardos eran paquetes de pulpo de 40 Kg, envueltos en tela de saco y con una etiqueta de madera en la cual figuraban los datos del destinatario y el número de Kg de cada fardo.
Años mas tarde y con la llegada de los electrodomésticos, el secado de pulpo fue perdiendo interés comercial, pasando a ser un oficio artesanal sin demasiada demanda.
Dadas las circunstancias y la buena relación que el abuelo mantenía con las gentes de O Carballiño (Zona del Ribeiro), el almacén de pulpo pasó a ser una bodega donde se almacenaban los barriles de Ribeiro que se vendían a gran parte de las bodegas de la comarca.
Otro de los servicios que prestaba el almacén era el de “Cocina Satélite” para el restaurante Casa Pepe. Los días de grandes banquetes, quedándose pequeña la cocina de la abuela, nuestra parrilla de hoy, antigua lareira, cocía los mariscos del festín.

image
 

Desde Junio de 2.003, “O Almacén do Avó” es un local remodelado y cargado de historias para compartir con todos ustedes. Muchas gracias y buen provecho!